lunes, 16 de abril de 2007

Teatro chino



Quizás tú y yo también tenemos un nombre.


Lo que ocurre es que entre el rumor de los pájaros


suenan demasiado bajo...


Creo que hace mil siglos tuve otro


pero no consigo recordar...



"Sin embargo cambiaría mis plumas

o el recuerdo que trenzamos...

por volver a tus sueños..."


Lo malo es que en mis sueños todo está muy oscuro...


Una sombra que planea a toda velocidad


se estrella contra mi espalda...


Ha perdido el control...


En el suelo tirada me grita que no existes,


que no has nacido todavía, que me adelanté a mi tiempo


y que ahora estoy sola...


Y es una sombra perfecta, perfectamente borracha


¿Porqué no creerla?


Cómo no puede hablar más, canta,


y me canta una canción de Nacho Vegas.


Mientras se la lleva la ambulancia,


la cojo por los pies y se los besos despacio...


están calientes como mi corazón


pero yo presiento muerte...

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal